"¿Cómo diablos se hace un huevo frito?, ¿dónde se habrá metido esta mujer... ?", dice Javier Krahe en su canción.
Si quieres ser un verdadero amo de casa, empieza ya, y toma nota de estos pequeños consejos:

1- Utiliza una sartén profunda con una buena cantidad de aceite de oliva. Espera a que esté bastante caliente. Esto hará que el huevo cuaje bien y no se pegue al fondo.
2- Casca el huevo en un plato hondo y posteriormente ponlo en el aceite, de manera que si se te rompe alguna yema lo hará en el plato y podrás utilizar este huevo para otra cosa. Además, evitarás quemarte al echarlo. Pon un trozo de miga de pan si el aceite salta, absorberá el agua y te saldrá un rico picatoste.
3- Mueve un poco el aceite para que el huevo se haga completamente, utilizando una espumadera bien seca. Si quieres a tu sartén, mejor que sea de madera.Sumérgela en el aceite antes de sacar el huevo para que éste no se pegue.
4- Disfrútalo pero, sin ponernos moralistas, recuerda que el consumo recomendado en adulto es de 2 ó 3 huevos a la semana

También puedes probar algo divertido. Ferrán Adriá, al que nuestra amiga ama de casa real no profesa un especial cariño, propone una nueva forma de hacer los huevos fritos en su punto. Se separa la yema de la clara. Freír la clara y la yema separadamente y después montar en el plato. De esta manera, se consigue una yema "pa mojar pan". Eso sí,resulta un poco lento para más de dos personas.

Ya me contaréis